"Betingo" Sanguinetti reclamado por Colombia

En el capítulo peruano del escándalo de la multinacional brasilera el medio hermano del expresidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, aparece mencionado como uno de los contactos en el pago de coimas de la constructora en la Banca Privada de Andorra (BPA). Esta semana la justicia colombiana pidió que se investigue su participación en los sobornos de la Ruta del Sol II.

El pasado lunes 29 de abril, en los juzgados de Paloquemao, la justicia colombiana condenó —en primera instancia— a 11 años de prisión a el expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo, por saber y autorizar los sobornos que dio Odebrecht para quedarse con el megaproyecto vial de la Ruta del Sol II. Durante esa diligencia, el juez del caso pidió que se investigaran a Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, presidente del Grupo Aval e hijo del hombre más rico del país (Luis Carlos Sarmiento Angulo). Ese mismo juzgado compulsó copias a la Fiscalía General en contra de Andrés Sanguinetti, uno de los hombres más mencionados en los distintos capítulos del escándalo de la multinacional brasilera en Latinoamérica, pero del cual muy poco se sabe en Colombia.

El medio hermano del expresidente uruguayo, Julio María Sanguinetti, aparece mencionado como la persona que manejaba la cuenta de Odebrecht en la Banca Privada de Andorra (BPA) en Uruguay y por donde habrían pasado las coimas de altos funcionarios públicos de países como Colombia y Perú, entre otros. En el caso colombiano, Sanguinetti habría participado en el trámite del soborno de USD $6,5 que la constructora brasilera le dio al exviceministro de Transporte Gabriel García Morales para quedarse con la Ruta del Sol II. La Fiscalía señaló en el juicio contra Melo que fueron girados casi USD$10 millones desde las cuentas de la Concesionaria Ruta del Sol II SAS con destino a cuentas en Andorra.

La tesis del ente investigador se sustentó en que estos sobornos pasaron por el Banco de Bogotá (del Grupo Aval) a la empresa española DCS Managment. Los tres giros que se le hicieron a esta empresa, entre el 29 de junio y el 6 de agosto del 2010, sumaron en total USD$ 9 millones 800 mil. Andrés Sanguinetti, según el juez, habría sido el intermediario por el que se habría girado la coima. “Todo se hizo a través de una cuenta que se hizo en la banca de Andorra, se hizo la transacción de la mencionada con la intermediación o contacto en esa entidad bancaria de Andrés Sanguinetti (...)”.

Las investigaciones de la Fiscalía General señalaron que estos dineros llegaron a la empresa panameña Lurion Trading de los hermanos Eduardo y Enrique Ghisays Manzur, empresarios cercanos al exviceministro García Morales y condenados por el caso Odebrecht en Colombia.

Betingo, como comúnmente se le conoce a Sanguinetti, es una pieza clave en el andamiaje de corrupción que montó la constructora Odebrecht en Latinoamérica. Así lo reconoció el abogado brasileño José Américo Spinola, quien, según IDL Reporteros, fungió como testaferro en el pago al fallecido presidente peruano Alan García de USD$ 100 mil por una conferencia en Sao Paulo, Brasil. Spinola lo describió como “el apoyo” de Odebrecht en Uruguay para repartir los dineros por el sur del continente americano.

Rodrigo Tacla Durán, uno de los exabogados de Odebrecht que se convirtió en delator ante la justicia brasilera, aseguró ante las autoridades judiciales de ese país que Sanguinetti, luego de ser despedido de la BPA, fue contratado por la constructora brasileña para no dejarlo “sin nada” tras haber colaborado con la compañía en el trámite de los sobornos. Además, conocía “muchos secretos”, señaló Durán. (Fuente: El Espectador, Colombia)

 

El abogado también señaló que se reunió varias veces con Sanguinetti en Brasil y España, y aseguró que Betingo era un hombre de confianza de los directivos de Odebrecht, en especial de Luis Eduardo Da Rocha Soares, exdirectivo de Odebrecht señalado de manejar la oficina encargada de distribuir los sobornos en Latinoamérica para quedarse con varios megaproyectos en varios países.

El pasado 25 de marzo, Sanguinetti fue interrogado por la fiscalía peruana para saber si desde el BPA manejó cuentas de funcionarios peruanos que recibieron coimas de Odebrecht. Entre esos funcionarios la Fiscalía del vecino país indaga si Miguel Atala Herrera, expresidente de la petrolera estatal peruana Petroperú en el último gobierno de Alan García (2008-2011). Sanguinetti, quien fue directivo de Peñarol, sigue en la mira de la justicia de Andorra, junto con otros funcionarios de la BPA por su papel en el escándalo de Odebrecht

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ESCRÍBENOS