“Pelear contra la corrupción es defender el Estado de Derecho”

Contra la corrupción, más información, más integridad, menos impunidad y menos indiferencia, así en estos cuatro puntos, las cuatro I, se podría resumir la conferencia que brindó la presidenta de Transparencia Internacional (TI) Delia Ferreira, en una actividad organizada por la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep).

La actividad, realizada en el salón de actos del Ministerio de Relaciones Exteriores en la mañana de este martes 25 de setiembre, convocó a actores políticos y sociales interesados en el tema del combate a la corrupción.
Ferreira presentó la cuatro I contra la corrupción: Información, porque “si no tenemos información, no podemos controlar nada”. Integridad, que tiene que ver con “ética pública, conflictos de interés”. Impunidad, porque “necesitamos desterrarla, si los corruptos siguen disfrutando alegremente de la vida y no pasa nada, porque las causas duran mucho, prescriben, el mensaje es: sigan que no les va a pasar nada. Necesitamos mostrar que el que incurre en actos delictivos tiene que pagar las consecuencias. Indiferencia. La ciudadanía tiene que reaccionar, no puede seguir votando corruptos porque algo hicieron, tenemos que exigir mejores candidatos, tenemos que reaccionar cuando se producen casos de corrupción que la sociedad no está dispuesta a tolerar más casos de corrupción”.
En la charla, matizada por muchos ejemplos, Delia Ferreira dio pistas sobre los aspectos sustanciales que hacen a la corrupción en los países de América, sobre todo, y presentó el mapa de la percepción de la corrupción en el mundo.
Para Ferreira un tema central para los gobiernos son los conflictos de interés cuando buena parte de los funcionarios públicos vienen del mundo empresarial. “Este asunto es un tema muy serio que se puede convertir en la antesala de la corrupción”, estimó.
Los conflictos de interés son un problema para el que “hay que poner una luz de alerta y los gobiernos deben ser muy estrictos para evitar el mecanismo de la puerta giratoria o las incompatibilidades. Explicó que para ello “hay que generar un mecanismo para que los funcionarios no decidan sobre cuestiones que puedan representar un conflicto de interés”.
Uno de los mecanismos para evitar los conflictos de interés consiste en pedirle al funcionario que se abstenga de decidir y así delegar la firma, pero, advirtió, que “no debe ser a alguien que dependa del funcionario que tiene el conflicto de interés. Es una obviedad, pero hay que aclararlo”, señaló.
Para Ferreira, otra obviedad, pero no por ello hay que dejar de insistir, es que “el funcionario público tiene que actuar en beneficio del bien común en la toma de decisiones. Por ejemplo, voy a construir una ruta en el sentido A-B y yo tengo un campo en el sentido B-C, ¿entonces, para qué lado hago el gasto público, para dónde viene bien a la población o para donde me viene bien a mí para sacar mi producción?
Otro aspecto a evitar son los casos que puedan configurar nepotismo o nombramientos de amigos, que, si bien no violan ley alguna, “sí son violaciones éticas”.
Sobre el financiamiento de la política, Ferreira entendió que se deben fortalecer los mecanismos de control. “Nunca vamos a llegar a conocer todo porque siempre habrá fondos que van a entrar en negro. El tema es cómo hacer para que el organismo de control tenga la capacidad de detectar fondos que no fueron declarados por los partidos y que se usaron para la campaña”.
La presidenta de TI explicó que se ha encontrado con que en muchos países latinoamericanos “los organismos de control carecen de independencia o de recursos” y agregó: “hoy el dinero va de un lado a otro con un clic y, mientras tanto, el organismo del control está redactando un oficio, pidiéndole al juez del país de donde salió el dinero que le diga de qué dinero se trata y demás, ese papel va a ir a la Cancillería, de ahí a la otra de Cancillería, de ahí al juez del país y mientras tanto ya se hicieron cinco cambios de dinero y se perdió el rastro ¿Cómo enfrentar la corrupción así?”, se preguntó. Para Ferreira “estamos usando normas y procedimientos del siglo XIX para un problema del siglo XXI”. Entonces, dijo, “si yo no les doy facultades y recursos a los organismos de control, no pueden hacer el trabajo y alertó: que no tengan recursos no es inocente”.

Ferreira también le otorga vital importancia a la sociedad civil y en ese sentido dijo que el acceso a la información pública es un derecho y "no la gentileza de un funcionario público".
Para el final, Ferreira enfatizó sobre qué es lo que mueve a TI: “cuando nosotros peleamos contra la corrupción, lo hacemos, no porque queramos molestar a nadie, sino porque estamos defendiendo el Estado de Derecho, la democracia, las libertades y el bienestar de la ciudadanía. El dinero que se va a corrupción es el dinero que no está en las escuelas, o en la lucha contra la pobreza”.

http://uruguaytransparente.uy/images/documentos/Dra.-Delia-Ferreira-25092018.pdf

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ESCRÍBENOS